(28/06/2017).- Representantes de los Poderes Públicos coordinan acciones para que el proceso comicial del próximo 30 de julio, siga su normal desarrollo, indicó la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena.

 

"Estamos tomando todas las medidas para que el pueblo de Venezuela, el 30 de julio, ejerza su derecho al sufragio, que no es otra cosa que un derecho humano para decidir de forma cívica y pacífica los destinos del país", informó.

Tras reunirse con los principales representantes de los Poderes Públicos, Lucena aseguró que se están tomando medidas de seguridad para garantizar el orden público durante los comicios.

Precisó que el CNE solicitará al Ministerio para la Defensa que los centros de votación sean declarados zonas de seguridad.

"Damos la seguridad y las garantías de que el proceso electoral, tal como lo hemos hecho siempre, se está desarrollando en perfecta normalidad a pesar de todos los malos deseos", expresó Lucena, quien detalló, además, que se han evaluado aspectos concernientes al resguardo de los centros electorales y de las máquinas de votación.

Una de las acciones a tomar por el CNE será solicitar al Ministerio para la Defensa que los centros de votación sean declarados zonas de seguridad.

La petición se inscribe en una serie de recomendaciones para garantizar el proceso electoral venidero, ante sectores que pretenden impedir la participación electoral en esa jornada, explicó la rectora este miércoles tras una reunión con el vicepresidente Ejecutivo, Tareck El Aissami; el defensor del Pueblo, Tarek William Saab, y el presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Maikel Moreno.

Tras el encuentro, Lucena informó que otra de las medidas previstas es aumentar el perímetro de seguridad de los centros de votación, de 50 a 100 metros.

Lucena repudió la posición de algunos sectores que intentan crear un clima de temor en la población frente a la jornada electoral, hecho que catalogó de antidemocrático y antivenezolano.

La titular del Poder Electoral sostuvo que si un grupo de personas o de organizaciones políticas no está de acuerdo con el proceso previsto pueden manifestarse e incluso abstenerse, porque es un derecho.

"Lo que no pueden es impedir un proceso constitucional, electoral, un proceso profundamente democrático y, por supuesto, no pueden impedir el ejercicio de los derechos humanos y electorales, como lo es el derecho al sufragio", agregó.

Destacó que las diferencias se deben resolver a través de procesos electorales y no mediante violencia y atropellos.

AVN